Oposiciones nacionales y Formación Profesional | El defensor del Pueblo reclama al Ministerio del interior una investigación sobre el uso de pistolas eléctricas

El defensor del Pueblo reclama al Ministerio del interior una investigación sobre el uso de pistolas eléctricas

19 Abr El defensor del Pueblo reclama al Ministerio del interior una investigación sobre el uso de pistolas eléctricas

La institución del Defensor del pueblo pide en una recomendación enviada al Ministerio del Interior un mayor control y que se registren en vídeo todas las actuaciones de la policía con estos dispositivos, solicitando  que regule de forma “exhaustiva y detallada” el uso, por parte de las Fuerzas de Seguridad, de las pistolas eléctricas, dispositivos conocidos por su nombre comercial,  Táser.

La institución  ha reclamado que se establezcan directrices y criterios comunes a todos los cuerpos policiales para la utilización de estos dispositivos, al ser  un arma paralizante cuyo uso genera polémica. La Policía Nacional, en concreto, adquirió el año pasado 1.000 unidades. Se solicita, por parte del Defensor del Pueblo, que los agentes reciban una formación y se establezcan procedimientos de supervisión. Y pide, además, “un mayor control” donde las actuaciones policiales sean grabadas para que se puedan realizar inspecciones.

En junio del año pasado la oficina del Defensor del Pueblo ya había lanzado una advertencia en su informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) sobre la presencia cada vez más generalizada entre el armamento de las Fuerzas de Seguridad de los denominados “dispositivos eléctricos de control”. Ahora, la oficina hace un llamamiento a Interior para que exista “un procedimiento de control y supervisión, que incluya la presentación obligatoria de un informe por cada caso en el que se haya usado la pistola Táser”. Y se reclama que la regulación de estas armas de descarga eléctrica contenga “instrucciones minuciosas para su utilización”. En su informe del MNP, el Defensor del Pueblo coincide con el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura para que la utilización de los dispositivos se limite a “los casos en que exista una amenaza real e inminente para la vida o un riesgo de lesión grave”.